Salud y vacunas

Ruinas de templo budista en Polonnaruwa
Sri Lanka no presenta especiales desafíos para la salud. Si acudís a una de las consultas de Sanidad Exterior (algo que os recomendamos encarecidamente, podéis pedir cita aquí), lo normal es que os digan que os pongáis la vacuna de la Hepatitis B, ya que ésta es una enfermedad que se transmite por el agua - es importante beber sólo agua embotellada- y los alimentos. Probablemente, también os recomendarán poneros la vacuna de la fiebre tifoidea (esta última puede tomarse en forma de pastillas).

Afortunadamente, Sri Lanka fue declarada país libre de malaria este mismo año, por lo que ya no tenéis que preocuparos por tomar la molesta profilaxis contra el paludismo.

Eso sí, el mosquito que transmite el Dengue y otras enfermedades, el famoso Aedes Aegypti, está presente en el país, por lo que se aconseja estar alerta, llevar prendas que cubran la piel y utilizar un buen repelente de mosquitos. Tampoco estaría de más llevar una mosquitera para dormir, son muy útiles y en los hoteles escasean, aunque sobre esto os damos más información en el apartado de cómo hacer la maleta.

Por último, y como siempre que se viaja fuera de la Unión Europea, es recomendable contratar un seguro médico y que llevéis siempre encima una copia de la póliza contratada.