Cómo moverse por el país

Al igual que con las maletas, con el transporte pasa lo mismo: hay opciones todos los gustos. Afortunadamente, Sri Lanka ofrece muchas opciones -todas bastante seguras- por las que moverse por el país. Simplemente tenéis que encontrar la que mejor se adapta a vuestro gusto, bolsillo y al tipo de viaje que queréis. El tráfico, aunque es más caótico al de la mayoría de carreteras europeas, no es tan loco como en otros puntos de Asia.

Descubre nuestro itinerario por Sri Lanka

En general, Sri Lanka tiene una buena línea de autobuses y trenes que cubre casi todo el país, y los desplazamientos no son caros. Los autobuses van más abarrotados que los trenes, que además disponen de hasta tres clases con distintos precios.

Para los trayectos cortos, Sri Lanka está plagada de los famosos tuk-tuk, que se ofrecerán a llevarte a cualquier sitio. Ojo, importante negociar el precio antes de subirse, pero son una opción muy cómoda para hacer trayectos internos dentro de una ciudad, o de un monumento a otro.

Finalmente, si el bolsibllo os lo permite, alquilar un coche con conductor es una opción genial que da total libertad de movimientos. En la empresa Sri Lanka Driver Tours organizan excelentes tours a precios bastante razonables. Para que os hagáis una idea, un viaje de dos semanas sale por unos 750 dólares (unos 668 euros), y en ese presupuesto está incluido el alquiler del coche, la gasolina, y todos los gastos de manutención del conductor. La ruta la decís vosotros, no la empresa, y son flexibles a cambios. Pero vamos, escribidles y os darán un presupuesto, a ver si os encaja. Nosotros fue lo que hicimos y quedamos encantados: nos daba una libertad total, ahorramos tiempo y nuestro conductor era majísimo.