¿Cuándo ir?

Una de las esculturas del Castillo de Peles

Rumanía es un país de Europa del este, y por lo tanto, el invierno puede llegar a ser extremo, por lo que, en general, nosotros evitaríamos los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero.

La primavera y el otoño son épocas ideales. Nosotros fuimos en Semana Santa y la verdad es que estuvo estupendo. Nos nevó dos días pero esto le dio un encanto especial (aunque hay que tener en cuenta que las nevadas pueden complicar la conducción). El verano también es una buena época, porque hay más horas de luz y nos olvidamos del frío, pero en algunas zonas puede hacer bastante calor.

Descrubre nuestra ruta de una semana en Rumanía