Viana do Castelo

Situada al norte del país, y por tanto, muy accesible desde Galicia, esta pequeña ciudad, coronada por el Monte de Santa Luzia y su Templo do Sagrado Coração de Jesús, es una de las imágenes más famosas de Portugal.

Viana do Castelo tiene un centro con un casco antiguo muy adradable, y está situada junto al estuario del río Lima, y por tanto, tiene playas muy chulas cerca. No necesitaremos más de un día para conocer esta pequeña ciudad. Aquí os resumimos sus principales puntos de interés:

La plaza de la República

Portugal está llena de “Plazas de la República”, ya lo iréis viendo. Esta de Viana do Castelo es pequeñita, pero muy bonita y acogedora, con sus adoquinados en piedra, sus edificios antiguos y sus pequeños comercios tradicionales. Merece la pena visitarla de día y de noche. La Plaza tiene una fuente decorada con motivos manuelinos, y como edificios a destacar tenemos el hospicio de la Misericórdia y la Iglesia de Misericórdia, que bien vale una visita por dentro, porque su decoración con azulejos (creados por el maestro António de Oliveira Bernardes) es preciosa.

Iglesia Matriz

Es en realidad una parroquia, aunque también se le conoce como Sé, es decir, Catedral. Es una construcción bastante curiosa, porque se trata de una Iglesia-fortaleza construida en el siglo XV que tiene, a su vez, un aspecto románico. Destaca su pórtico tallado con escenas de la Pasión de Cristo y de los evangelistas.

Monte de Santa Luzia

Es el plato fuerte de Viana do Castelo, su imagen más famosa y una de las más típicas de todo el país. El Monte de Santa Luzia corona y vigila la ciudad, y desde él podréis contemplar sus preciosas vistas al estuario del río Lima y sacar fotos preciosas.

La mejor opción para subir al Monte de Santa Luzia es coger el funicular, que sale de al lado de la estación de trenes y tiene una frecuencia aproximada de 15 minutos. Una vez en el Monte, allí arriba hay tres cosas: una Posuada (vamos, un hotel), las Ruinas de la Cidade Velha (unas ruinas celtas que están como detrás del templo y son visitables) y el Templo do Sagrado Coraçao de Jesús.

Este último es la atracción principal del monte. Se trata de una gran Iglesia neobizantina construida en el siglo pasado. La verdad es que, al menos a nosotros, nos pareció más bonita por fuera -e incluso desde abajo, en la ciudad- que por dentro. Pero bueno, no por esto tenéis que dejar de entrar, es más, la entrada es gratuita. Luego se puede pagar (1€) para subir al tejado, decorado con pinturas. Primero hay un ascendor y una escalera bastante estrecha. Aviso: no apto para claustrofóbicos.