Sintra en un día

Si sólo tienes un día para ver la maravillosa Sintra tienes que ponerte las pilas, ¡porque el tiempo apremia! Pero no te preocupes, para eso hemos preparado este itinerario.

Tanto si has decidido quedarte a pasar la noche en Sintra como si has hecho un viaje de ida y vuelta desde Lisboa, lo más recomendable es que tengas muy claro lo que tienes ver para no perder el tiempo, porque como ya hemos explicado, Sintra es una ciudad bellísima pero un tanto difícil de ver.

Así pues, hemos seleccionado lo que creemos que es lo mejor para que le saques el máximo partido a tu día. Es una ruta completita pero creemos que realista, suponiendo que ese día del que dispones es aprovechable en su totalidad, es decir, desde temprano por la mañana (a partir de las 9:30 10 de la mañana) hasta las 8 de la tarde o así. ¡Empezamos!

Comenzamos el día en la base de Sintra, visitando el Palácio Nacional de Sintra, que suele tener grandes colas para verlo. Se trata del famoso palacio conocido por sus dos chimeneas cónicas. Es muy probable que lo hayáis visto alguna vez en fotos. Es un palacio muy interesante y cuyo interior no defrauda, porque tiene una mezcla muy curiosa de estilos árabe y manuelino. Estaremos una hora y media dentro, más o menos.

Jardines de la Quinta da Regaleira, en Sintra, Portugal

Al acabar, metemos la directa y nos vamos sin perder un minuto a la Quinta da Regaleira, uno de nuestros favoritos de Sintra. No tiene desperdicio. Está un poco alejada del puro centro, pero se puede ir andando sin problema. De hecho, creemos que es lo mejor. Y a ver, resumiendo: la Quinta da Regaleira es sencillamente PRECIOSA. Cuando se dice que Sintra parece una ciudad de cuento, no se exagera, pero esta afirmación cobra en la Quinta otro sentido. La Quinta da Regaleira es pura magia, un lugar encantado, de los más especiales que podrás visitar en toda Europa, sin exagerar.

Ahora bien, como pasa en muchos sitios de Sintra, es una visita larga. Es decir: la Quinta es un Palacio relativamente pequeño que se visita muy fácilmente, pero luego está rodeada de un jardín enooooooorme que tienes que recorrer por tu cuenta, y que en cada lugar esconde un secreto. Tienes que perderte en él e ir descubriéndolo (¡pero no te pierdas el Pozo!) a tu ritmo. Normalmente, podrías tirarte aquí horas y horas, pero con el recorrido que te proponemos, creemos que dos horas está bien. Vamos, la idea es, al acabar, volver al centro de Sintra para comer.

Así pues, cuando acabéis de ver la Quinta, volvéis sobre vuestros pasos al centro para comer. Y sentimos decíroslo así, pero no tenemos ninguna gran recomendación para comer en Sintra. Fácilmente encontraréis las callejuelas peatonales del centro donde están los restaurantes y las tiendas. No es que sean malos, es simplemente que hay poca oferta y además lo que hay es caro, especialmente si lo comparamos con el resto de Portugal, ya que Sintra es una ciudad muy muy turística. Así que nada, buscad un lugar que os convezca (si llegáis prontito os será más fácil encontrar sitio) y a comer. Para tomaros el café/merender/desayunar, sí que tenemos una recomendación: id a la terraza del Piriquita y pedíos un travesseiro (caña de hojaldre rellena de una crema de almendras) con un café en su terraza. ¡En la gloria! Os servirá para relajaros y reponer fuerzas antes de subir a la cima de Sintra para culminar vuestras dos últimas visitas en la ciudad.

Después de comer, ya más descansados aunque todavía haciendo la digestión, subiremos a la cima de la ciudad para hacer otras de las dos grandes visitas de Sintra: el Palàcio da Pena (qué nombre más bonito, ¿verdad?) y el Castelo dos Moruos. Para llegar hasta aquí, lo más cómodo, lo que más hará que aprovechéis vuestro limitado tiempo, y además, lo menos cansado, es que cojáis el mítico autobús turítico (número 434) que os sube hasta arriba del todo.

Uno de los laterales del colorido Palacio da Pena, en Sintra

Así pues, visitamos el Palàcio da Pena, otro símbolo de Sintra, un castillo inigualable, único en el mundo, una creación kitsch de lo más auténtica y una visita muy amena. Aunque el Palacio tiene muchos rincones, en una hora y pico o dos lo habréis visitado sin problemas. Y de ahí, ¡al Castelo dos Mouros! También podéis ir en el bus, aunque desde donde os deja el autobús hasta la entrada del castillo propiamente dicha, tendréis que caminar un trecho, aunque el camino es muy bonito, rodeado de vegetación. Y ya, por fin en el Castillo, poréis caminar sobre las ruinas de su Muralla y contemplar la ciudad envueltos entre su bruma. Es una despedida muy especial para nuestra visita a Sintra.

Y cuando por fin hayamos acabado, ya habremos hecho un más que buen repaso a la ciudad, estamos listos para volver a casa. Creemos que este recorrido os habrá permitido conocer la ciudad bastante a fondo en tiempo record y sin ir con la lengua fuera. De todas formas, aunque creemos que el itinerario está bastante equilibrado, si tuviérais que eliminar algo, nosotros quitaríamos la visita al Palacio Nacional, dejando sólo la Quinta da Regaleira por la mañana, y el Palacio da Pena y el Castelo dos Mouros para después de comer. Pero bueno, creemos que os puede dar tiempo a ver las cuatro cosas sin problema. ¡Ya nos contaréis!.

Si tienes dos días para ver Sintra, este es tu itinerario