Lo mejor de Portugal

Oporto eterno

Vista del río Douro con el Puente Dom Luis I, Oporto

En destinazos somos híper fans de Oporto. Hemos visitado la ciudad varias veces y cada vez nos ha gustado más que la anterior. Decir que su centro histórico es Patrimonio Mundial de la Unesco, o que es la segunda ciudad de Porgutal, son detalles nimios en realidad. Oporto es especial por su luz, por su ambiente, por sus calles angostas y empinadas, sus fachadas de azulejos y la luz del Douro que lo baña todo. Además, tiene ese perfecto equilibrio entre tener un número suficiente de puntos de interés que visitar, pero no demasiados como para agobiarte. En definitiva, Oporto es una perfecta puerta de entrada a la cultura lusa y una más que recomendable escapada de fin de semana.

Lisboa y su vida

¿Liboa u Oporto?, suelen preguntarse muchos. “Las dos”, respondemos nosotros, aunque tampoco es que haya que elegir entre una u otra, qué absurdo. La capital de Portugal tiene un encanto y un movimiento innegables. Es una ciudad muy habitable, por así decirlo, y también muy manejable para el turista. Os contamos todo lo que necesitáis saber sobre ella y cómo aprovechar tu tiempo al máximo cuando la visitéis.

Gimarães histórica

Muy cerca de Oporto tenemos esta ciudad histórica, universitaria y cuyo casco antiguo es Patrimonio Mundial. Lo cierto es que Gimarães se ve rápidamente, pero si estáis por la zona, no debéis pasarla por alto: es un amasijo medieval de calles y plazas con mucho encanto.

Imagen del exterior de la capilla de la Quinta da Regaleira, en Sinta

El sueño de la Quinta da Regaleira

¡Ay Sintra, qué bonita eres! Hemos elegido la Quinta da Regaleira, un palacio que parece salido directo de El Señor de Los Anillos, como el mayor exponente de la belleza de esta ciudad cortesana, aunque hay más lugares en Sintra que os dejarán con la boca abierta. Os lo contamos todo aquí.

Remoto Píodão

Píodão es un diminuto pueblo situado en la montaña y al que se llega después de atravechar varias montañas por carretera. Merece la pena venir hasta este lugar poblado de casas con tejados de pizarra y observar que este pueblo no se ha convertido hoy en un decorado turístico, sino que sigue siendo un vivo ejemplo del Portugal más rural.

Lo megalitos de Évora

Alrededor de la ciudad de Évora, en el Alentejo, existe nada más y nada menos que el conjunto megalítico más importante de la península ibérica, que ya es decir. Si estáis por la zona, ¡acercaos a ver el Stonehenge portugués!

El encanto medieval de Óbidos

El casco antiguo de Óbidos, coloreado con bugamvillas, lleno de tiendas en las que comprar productos de artesanía, y coronado por el castillo del siglo XIII, es uno de los más especiales del país.

Cabo de San Vicente

La calma del Alentejo

Aunque podría decirse que es la parte de Portugal que más desapercibida ha pasado de cara al turismo, por fin empieza a ocupar el lugar que se merece. El Alentejo son bonitos paisajes, ciudades de mármol, playas bonitas, misterioros megalitos y tradiciones que se mantienen durante décadas.

Donde acaba Europa

Literalmente. El Cabo de San Vicente es el punto terrestre más al suroeste de Europa. Contemplar una puesta de sol allí es obligatorio, uno de esos grandes momentos viajeros.