Por qué ir a Portugal

Por los portugueses

Así, en general. Se dice mucho que los portugueses son muy simpáticos, y nosotros hemos comprobado que no es un mito. Qué gente más maja, oye. ¡Y casi todos hablan español!

Porque qué bien se come (y se bebe)

Pescado fresco (¡bacalao!), el cocido portugués, todo tipo de marisco, las famosas francesinhas de Oporto, el caldo verde, los quesos portugueses, los mil y un dulces de las deliciosas “pastelarias”, así como los famosísimos vinos portugueses, son poderosas razones para visitar el país luso.

Las fachadas de los edificios de la Praça da Ribeira, en Oporto

Porque está genial de precio

En Portugal sentirás que el dinero te cunde mucho más que en España. Hoteles bastante decentes y ricos manjares a un buen precio. ¡Un gustazo!

Porque lo tenemos aquí al lado

Esto si vives en la Península Ibérica, claro. A veces da la sensación de que, aunque Portugal sea nuestro vecino, es como si nos mirásemos de espaldas, ¿no? ¡Pues esto se ha acabado! Portugal es un país increíble que tenemos muy cerquita, y esto también nos da muchas opciones de transporte, como ir con tu propio coche desde casa.

Por Oporto

Y punto. Nos encanta Oporto, y no hay más que hablar. Es una ciudad con un ambiente y una luz especial, por la que no te cansarás de pasear y en la que siempre encontrarás un rincón nuevo. Oporto merece una visita por sí misma, aunque no veáis más cosas del país (hay vuelos directos desde varias ciudades españolas).

Por Sintra

Pues igual que Oporto. No es que Sintra nos gustase, es que nos enamoró. ¿Cómo es posible que esta ciudad no sea más conocida? ¡Si no parece de este mundo! Es un lugar onírico, como de cuento, un auténtico tesoro. Si lees nuestros itinerarios te explicaremos todo sobre cómo descubrirla, porque aunque es una ciudad estupenda, no es la más cómoda de visitar. ¡Estáte atento!

Fachada de la Capela das Almas, en Oporto, repleta de azulejos

Por sus playas

¿Has visto alguna vez una foto de El Algarve? Si lo has hecho, no necesitas más explicaciones. Si no, googlealo. Y si te gusta hacer surf, kitesurf o windsurf, éste es tu sitio.

Por sus azulejos

¡Ese arte portugués que está por todas partes! Las fachadas recubiertas de esos preciosos azulejos pintados son una de las estampas más típicas del país y un regalo para la vista.

¡Por los pasteles de Belém!

¡Y cómo los echas de menos cuando te vas! Los dulces portugueses están, en general, riquísimos, pero los pasteles de nata se llevan la palma. Y ya si te los comes recién hechos en la Antiga Confeitaria de Belém, de Lisboa, rozarás el éxtasis.

Porque tiene mil opciones

En definitiva, en Portugal encontrarás de todo: playa, montaña, cultura, gastronomía, arte, fiesta… Vamos, que es un destinazo de lo más completo. Qué le vamos a hacer, ¡nosotros estamos entregados!