Oporto

¡Ay, Oporto! Nos encanta Oporto. No somos objetivos con esta ciudad. O sí, según se mire, proque en realidad escribimos con mucho amor sobre Oporto sólo porque la ciudad nos encantó, y desde entonces hemos vuelto varias veces y nos tiene cautivados.

Oporto reúne muchísimas cualidades que la convierten en un destinazo: es una ciudad pequeña, donde las distancias son lo suficientemente cortas como para poder recorrerla andando, pero tampoco es enana, es decir, no la ves en una mañana y a partir de ahí te aburres.

Fachadas de las casas de la Praça da Ribeira, en Oporto

Además, tiene ese perfecto equilibrio de tener suficientes puntos de interés de cosas que ver pero no tantas como para abrumarte, y por tanto, tienes el suficiente “tiempo libre” como para pasear en Oporto, porque esto aquí es una actividad en sí misma. Oporto es una ciudad para caminarla, saborearla, pasar varias veces por el mismo sitio, perderte en ella. Y por si fuera poco, es una ciudad en la que suele hacer buen tiempo. En resumen: que Oporto es perfecta para una escapada de fin de semana, y si venís más tiempo, como un puente o finde largo, puede combinarse perfectamente con Guimaraes.

Os vamos a enumerar aquí los puntos de interés de Oporto, pero también os hemos preparado un recorrido de dos días por Oporto por si hacéis una escapada de fin de semana a la ciudad, para que lo tengáis organizado por días.

Localiza los mejores azulejos de Oporto con esta sección

Palacio de la Bolsa

Se trata de un edificio neoclásico muy bonito que no debéis dejar de visitar. Hay visitas guiadas que os harán descubrir todos sus tesoros, como la cúpula de cristal del Pátio Nações o el Salão Árabe.

Igreja do Carmo

Una de las mejores para maravillarse con los azulejos portugueses. Situada en la Praça de Gomes Teixeira, muy cerca de la Torre de los Clérigos, destaca sobre todas las edificaciones de la plaza con su gran lateral plagado de azulejos. Esta Iglesia es, en realidad, como dos Iglesias en una, porque está adosada a la Iglesia de los Carmelitas. De hecho, el panel de azulejos, que data de 1912, refleja justamente la fundación de la orden carmelita.

Calle Miguel Bombarda

El Oporto más cool, el de los artistas, el Oporto bohemio (como si la ciudad no fuera ya lo suficientemente bohemia). Esta calle, repleta de galerías de arte, cafeterías, tiendas de discos y ropa alternativa, pinturas en las paredes debe ser una parada obligatoria.

Torre de los Clérigos

Es uno de los mayores emblemas de Oporto. La Torre tiene al lado una Iglesia, y ambas son visitables. Desde la torre tendréis preciosas vistas a la ciudad. Debéis ir.

Librería Lello

También conocida como librería Chardon, esta tienda se ha hecho famosa no sólo por ser una de las más bonitas del mundo (así la han calificado varios medios internacionales) sino porque se dice que fue aquí donde J.K. Rowling se inspiró para escribir parte de la historia de Harry Potter (la autora vivió durante una temporada en Oporto). Sea esto cierto o no, la redalidad es que la librería es muy, pero que muy bonita, aunque ahora se ha convertido en una atracción turística más, y sus dueños le están sacando buen partido a su popularidad: cobran 3 € por persona por entrar a la librería, importe que será descontado si compramos algún libro.

Fachada de la Iglesia de Santo Ildefonso, en Oporto

Avenida dos Aliados

Es una de las plazas/avenidas principales de Oporto. Al fondo tiene el Ayuntamiento, y de ella salen muchas de las calles más importantes de la ciudad. Sin embargo, aunque pasaréis seguro por ella porque está centrica y es importante, no es de las que más encanto tienen.

Capela das Almas

También conocida como Capela de Santa Catalina (está situada en la Rua Santa Catalina), esta Iglesia sorprende de pronto, ocupando toda una esquina llena de azulejos en su fachada, en una calle peatonal llena de tiendas. Es muy bonita y, cómo no, una de las más fotografiadas de la ciudad.

Igreja de Santo Ildefonso

Es una de nuestras Iglesias favoritas de Oporto. ¡Y eso que sólo la hemos visto por fuera! Todas las veces que hemos visitado la ciudad, nos la hemos encontrado cerrada. Aún así, su fachada nos encanta: es una Iglesia simétrica, con dos campanarios iguales, que se ve desde lo lejos, porque está como elevada en una mini colina. Y lo que más nos gusta: su fachada, decorada con preciosísimos azulejos portugueses.

Teatro Nacional São João

Situado en el centro de la ciudad, en la plaza Batalha, está construido a imagen y semejanza de la Ópera Garnier de París. Nosotros no fuimos porque no nos pillaba bien por horas, pero por si os interesa, tienen visitas guiadas en varios idiomas (español entre ellos). Se necesita reserva: tenéis que mandar un email a esta dirección: relacoespublicas@tnsj.pt

Estación de tren de São Bento

Está en el centro de la ciudad, bajando desde la Sé y cerca de la Rúa de las flores. Esta estación, de inspiración francesa, es relativamente normal en cuanto a que es una estación de tren, bonita, en buen estado, pero una estación de tren al fin y al cabo. Pero su gran tesoro está en la entrada, en el vestíbulo, todo recubierto de los típicos y preciosos azulejos que pueblan Oporto. Muy recomendable acercarse a verla: está muy de paso y además es gratis.

Fachada de la Catedral de Oporto

La Catedral de Oporto. Está en la parte alta de la ciudad, pero no es difícil llegar. Id perdiéndoos por las callejuelas que os llevan hasta ella hasta que lleguéis a la cumbre, donde os encontraréis con esta enorme Catedral desde la que contemplaréis el río y la ciudad. Por supuesto, entrad a la Catedral, y subid también a la segunda planta del claustro, donde hay una de las mejores obras de azulejos de todo Portugal. La visita es gratuita.

Rua das Flores

Una de las arterias principales de la ciudad, una calle peatonal llena de tiendas y bares, en la que algunas fachadas están decoradas con muy buen gusto, cómo no, con flores. Pasaréis por aquí varias veces en vuestra visita a Oporto.

Igreja da Misericórdia

Situada en la misma Rua de las Flores (en el nímero 15), se trata de un templo del siglo XVI con una fachada rococó bastante chula. Y aunque no tiene azulejos, es muy bonita.

Igreja de São Francisco

Esta es una Iglesia que engaña: por dentro parece poquita cosa pero por dentro es espectacular. Horror vacui total. ¡Id!

Praça da Ribeira

La Plaza de la Ribeira es otro de los lugares centrales de Oporto, y también uno de los más turísticos. Justo a la orilla del río, desembocando por estrechas callejuelas, se encuentra esta plaza, flanqueada por las casas de Oporto desde las que cuelga la ropa. Está llena de terrazas donde podéis tomaros algo, o simplemente pasar, echar un vistazo y continuar dando el obligatorio paseo a la orilla del Douro.

La Ribeira

Justo a continuación de la Praça da Riberira tenéis uno de los mejores lugares de Oporto: ese paseo a la orilla del río, que es siempre muy agradable, especialmente si hace buen tiempo. Está lleno de restaurantes y de las típicas edificaciones de Oporto, con sus características fachadas. Una visita obligatoria no, lo siguiente.

Vistas del río Douro, con el puente de Dom Luís I, en Oporto

Ponte de Dom Luís

No hace falta que lo busquéis: lo encontraréis sin ningún problema. Es el gran puente de Oporto, el que cruza el Douro, y una de las imágenes más icónicas de la ciudad. Si os recuerda a la Torre Eiffel, no, no estáis locos: fue diseñado por uno de los estudiantes de Gustave Eiffel. El puente es a la vez para coches y peatonal, y evidentemente, tenéis que cruzarlo: así llegaréis a la otra parte, Vila Nova de Gaia, donde está el teléférico y las bodegas. Por esta parte DEBÉIS dar un paseo a la orilla del río, contemplando la ciudad de Oporto justo enfrente vuestro. Es muy bonito.

El teleférico

Está al otro lado del Douro, en la zona de Vila Nova de Gaia. Podéis tomarlo para atravesar de una el paseo que hay junto al río. Con el ticket del viaje os viene incluida una consumimción de vinos de una de las bodegas.

Échale un vistazo a nuestra propuesta para ver Oporto en dos días