Évora

Una calle con las típicas fachadas blancas de Évora, Portugal

Évora es una de las ciudades históricamente más importantes de Portugal y también una de las más atractivas para el turista. Aunque no sea tan famosa como otras ciudades lusas como puedan ser Oporto o Lisboa, esta ciudad alentejana que tiene un pasado romano muy presente es una visita muy interesante en vuestro viaje a Portugal.

Évora puede ser una ciudad perfecta en la que pasar el día, pero también un sitio en el que hacer noche o, por qué no, pasar un fin de semana. Al fin y al cabo, está más o menos cerca de España, siendo muy accesible, por ejemplo, desde Extremadura.

La Praça do Giraldo es el corazón de Évora, todos los caminos de la ciudad conducen hasta aquí (de aquí salimos, por las calles estrechas, a la judería, y también está la Rua 5 de Outubro, que es la que lleva hasta la Sé). Esta Plaza, además, ha sido testigo de muchos momentos importantes en la historia de Évora, algunos de ellos sombríos, como la ejecución en 1483 de Fernando, duque de Bragança, o la quema pública de víctimas de la Inquisición. En ella destaca la Igreja de Santo Antão. También en esta plaza porticada tenéis la oficina de turismo, por si queréis pedir información de la ciudad.

Otro de los principales puntos de interés de Évora es la Igreja de São Francisco y especialmente su Capela dos Osos o Capilla de los Huesos, una sala detrás del altar mayor de la Iglesia repleta de los huesos y clavaeras de unas 5.000 personas. Tétrico, ¿verdad? Pues en Évora lo tenéis. También está, evidentemente, la o Catedral de Évora, que tiene también un claustro muy bonito.

El templo romano de Évora

También debéis ver el Templo romano popularmente conocido como el templo de Diana, un templo romano -como su nombre indica- del siglo II que está muy bien conservado y que está en mitad de la calle. Muy chulo. Justo al lado del templo tenéis una Iglesia muy bonita, la Igreja de São João y el Convento dos Loios. La primera es una Iglesia muy chula, toda recubierta de azulejos, pintados por el maestro António de Oliveira Bernardes, y con un aljibe morisco en el subsuelo que puede verse a través de una reja en el suelo. Suele tener exposiciones temporales: cuando nosotros fuimos tenían una excelente muestra de vestidos de novia.

Por último, tenéis que ver tanto la muralla que rodea el centro histórico de Évora como su Acueducto, conocido como el Aqueduto da Água de Prata, y que tiene tres puntos de acceso. Lo mejor es que vayáis a la oficina de turismo (en Praça do Giraldo), donde os darán un mapita donde están indicados.

Además de todo esto, a las afueras de Évora tenéis unos megalitos fácilmente accesibles a los que merece mucho la pena acercarse. Tenéis toda la información aquí.