Aveiro

Fachada de varias casas decoradas on rayas de colores en sus fachadas, situadas en Costa Nova do Prado, Portugal
A Aveiro la llaman “la Venecia portuguesa” y eso le ha valido cierta fama, pero vamos a ser totalmente sinceros con vosotros porque creemos que en eso se basa destinazos: a nosotros nos decepcionó. La verdad es que, a pesar de que paramos allí (sin hacer noche) porque nos lo habían recomendado, lo cierto es que nos pareció un lugar sin mucha gracia.

No hay mucho que hacer o ver en Aveiro, más que pasear por el centro de la ciudad, y si estáis interesados dar un paseo por los canales de la ciudad a bordo de un moliceiro, una embarcación típica de la ciudad que antes se utilizaba para pescar algas pero que hoy es la principal atracción turística del lugar. En serio, nos da mucha pena decirlo, y estaremos encantados de retractarnos si en algún momento volvemos y nos damos cuenta de que nos dejamos algo importante, pero la verdad es que Aveiro no tiene más. Lo sentimos.

Ahora bien, por la zona de Aveiro, bastante cerca, sí que hay una zona interesante. No justifica un viaje por sí misma, pero si vais a pasar cerca, para seguir hacia abajo, quizás para ir a Coímbra, sí que os recomendamos hacer el pequeño desvío para pararos y verlo. Se trata de las casitas de colores de Costa Nova do Prado, también llamada sencillamente Costa Nova. Situada en la orilla de la Ría de Aveiro, es típica por las casitas de colores, situadas una junto a otra, pintadas con rayas verticales. Es una foto muy característica y la imagen, acompañada casi siempre por sol, es muy especial. ¡Esto sí que nos gusta!