Por qué ir a Marruecos

Por su comida

Tajin, cous-cous, pastelas, harira… manjares marroquíes que están por todas partes y que os sabrán a gloria. ¡Probadlos todos!

Por conocer otra cultura

Si todavía no habéis visitado ningún país “de la morería”, Marruecos es un buen punto de partida. Conoceréis un idioma, un arte, una cultura, una comida, una religión y un estilo de vida muy distintos a lo que estáis acostumbrados, y eso es fantástico, porque viajar es aprender.

Gatos de Chaouen

Por las compras

¡Ay, las compras! No sabréis ni por dónde empezar. La existencia de la palabra ‘marroquinería’ no es casual. Todos los artículos de cuero imaginables, teteras, lámparas, alfombras, joyas, cerámica… y un sinfín de cosas más. Si además sois buenos en el arte del regateo, ¡éste es vuestro sitio!

Porque es bastante asequible

Los precios en Marruecos, aunque no son tan tan baratos como uno podría esperar de un país de renta mucho menor que la española, son bastante razonables. En este viaje podréis permitiros ciertos lujos que en otros países serían más costosos, como alojaros en estupendos riads (casas tradicionales en el interior de las Medinas reconvertidas en hoteles) a un muy buen coste.

Porque está aquí al lado

Marruecos es nuestro vecino del sur, y de hecho, en muchas ciudades del país, especialmente en el norte, conocen mucho la cultura española y hablan nuestro idioma. Además, el país está muy bien comunicado con España: prácticamente todos sus aeropuertos conectan con Madrid, Barcelona y otras muchas ciudades españolas. Además tenéis la opción de ir en ferry, o incluso en autobús.

Por su naturaleza

Marruecos es mucho más que sus Medinas. Los amantes del montañismo y del treking, o quienes quieran conocer el desierto por primera vez en su vida, tienen en Marruecos su destino. También hay, cómo no, playas espectaculares.

Porque es seguro

Marruecos es, salvo algún incidente aislado que si estáis atentos podréis evitar con relativa facilidad, un país seguro a grandes rasgos. Desde nuestra experiencia, podéis viajar por vuestra cuenta por el país sin problemas (nosotros éramos un chico y una chica, sí que es cierto que puede que para mujeres solas la experiencia sea distinta, pero tenéis mucha información en Internet sobre el tema). Hay que tener cuidado, eso sí, con las triquiñuelas de algunas personas que se quieren aprovechar de los turistas. Hemos escrito toda una sección para preveniros sobre este tema, podéis leerla aquí.

De todas formas, al planear un viaje, SIEMPRE debéis leer las recomendaciones del Ministerio de Asunto de Exteriores sobre el país, donde os informarán de las “últimas horas” y de las zonas más peliguadas. Igualmente, también recomendamos, como siempre que viajamos fuera de la Unión Europea, contratar un seguro de viaje (tenéis más información saobre salud y vacunas aquí. Y sí, en Marruecos se puede conducir. Nosotros alquilamos un coche y nos fue genial. Os lo explicamos todo aquí.