Qué ver en Marrakech

Marrakech es una ciudad presa de la locura y muy turística. Debéis estar atentos para no caer en las trampas de los cazaturistas. Si lográis relajaros, disfrutareis mucho de esta ciudad que tiene bastantes cosas que ver. Aquí os las enumeramos. Recordad que en nuestro itinerario tenéis una ruta de una semana por las principales ciudades de Marruecos.

Postales de Yves Saint Laurent expuestas en los jardines Majorelle de Marrakech

Los jardines Majorelle

Jacques Majorelle era un pintor francés hijo del famoso diseñador de muebles de Art Nouveau Louis Majorelle. Llegó a Marruecos en 1917, y se enamoró de Marrakech. En 1923 decidió vivir en la ciudad y construyó este jardín que, tras su muerte, quedó en el abandono hasta que el diseñador Yves Saint Laurent lo adquirió en 1980 salvándolo de la muerte. Hoy los jardines tienen un memorial al diseñador, y además están expuestos algunos de sus dibujos que enviaba cada año a sus amigos para felicitarles el año.

Museo bereber

Está dentro de los jardines Majorelle. Es un Museo pequeñito pero que está muy bien. Os lo recomendamos.

Madraza Ben-Yousse

Es muy bonita. La entrada son 20 dh (2 €). Esta escuela coránica fue en su día la mayor de todo el Magreb: podía llegar a alojar a 300 alumnos. Está muy bien sobre todo el patio central y la sala de oración. Las celdas no están tan bien conservadas como las de las Madrazas de Fez. En cualquier caso, es una visita más que recomendable.

Casa de la Fotografía

La entrada son 40 dh. La casa acoge una exposición de escenas y paisajes de Marruecos, y en una de las salas proyectan un documental sobre bereberes que la verdad es que está bastante interesante. Pero quizás lo mejor de este sitio es su terraza, desde la que podéis tomar un té (incluso comer) observando la Medina. Además tienen wifi, y eso siempre está bien.

Minarete de la koutubia, en Marrakech

Plaza Jeema-el-Fna

Es el epidentro de la Medina de Marrakech y su centro turísitco. Es uno de los puntos de interés más importantes de la ciudad pero, para ser totalmente sinceros, la verdad es que no tiene gran cosa, más que señores que quieren ponerte su serpiente encima para que les des dinero, que pasean monos para que te hagas fotos con ellos, y muchos puestos de comida. Esto no quita que no debáis pasar por aquí (lo haréis seguro varias veces al día, pilla de paso) o venir a cenar algo en alguno de sus puestos callejeros. Recordad, por si tenéis algún problema, que es en esta plaza donde se encuentra la oficina de la policía turística.

Minarete de la Koutubia

Tampoco se puede vistar, pero tiene unos jardines alrededor por los que es muy agradable pasear. Además es un punto de referencia muy importante en la ciudad, todo el mundo lo conoce.

Los zocos

Tiendas, tiendas y más tiendas llenas de gente. Aquí os podéis pasar desde 20 minutos hasta cuatro horas, dependerá de vuestras ganas de comprar. En cualquier caso, y aunque no queráis comprar nada, son una visita obligada.

Palacio de la Bahía*

Está cerca de la plaza des Ferbantiers. La entrada es 10 dh por persona. Esta lujosa residencia del ministro Ba Ahmed fue construida hacia 1880, y la verdad es que está bastante bien, así que, id a verlo.

Palacio El-Badi

Ruinas del Palacio El-Badi, en Marrakech

Está muy cerca del anterior. La entrada son 10 dh por persona, más otros 10 dh si queréis ver el minbar (púlpito) de madera de la mezquita Koutoubia, que está expuesta en una de las salas. Y aunque es un palacio, no tiene nada que ver con el de la Bahía, ya que de este sólo quedan las ruinas (es bastante más antiguo, del siglo XVI), pero la verdad es que la visita tiene un encanto especial y el contraste entre ambos es muy interesante. Os lo recomendamos sin duda.

Tumbas saadíes

Es una de las visitas más bonitas de Marrakech en nuestra opinión. La entrada son 10 dh por persona. Aunque son fáciles de encontrar, la puerta de entrada está un poco escondida: está situada en un pequeño callejón sin salida. Las tumbas están en el jardín de la Mezquita El-Mansur situada justo detrás. La Mezquita no se puede visitar. Lo único que podréis hacer será admirar su minarete, que es bastante bonito. Respecto a las tumbas, albergan en tres kubbas (salas) distintas los restos de unos sesenta miembros de la Dinastía Saadí, entre los cuales están los de Áhmad al-Mansur y su familia. Lo dicho, ¡una visita muy recomendable!