Dormir en el desierto

¿A qué desierto voy?

Camellos descansando en el desierto de Wadi Rum
Jordania es un país desértico en su mayoría, por lo que hay varias opciones. Pero nosotros creemos que el desierto de Wadi Rum es uno de los más bonitos y también más visitables.

¿Dónde me alojo?

Una opción, si el tiempo lo permite, es la acampada. Si no eres tan atrevido, en el desierto hay varios hoteles que son en realidad pequeños asentamientos de casetas/tiendas. Nosotros nos quedamos en uno que se llamaba SunCity Camp, donde todas las tiendas están equipadas con baño y cama de matrimonio. Está muy bien, aunque no es el único de la zona. Echad un ojo en booking, porque hay varios y a distintos precios. En el que nosotros nos quedamos está bastante bien: ellos se encargan de gestionarte todas las actividades (sigue leyendo) y te dan de comer comida típica beduina. Por las noches además montan una pequeña fiesta con música tradicional. Está bastante bien.

¿Qué ver/hacer en el desierto?

Adentrarse por tu cuenta a la ventura en el desierto no es recomendable, a no ser que seas MUY bueno con las brújulas. Vamos, que no lo hagas. Además las distancias son enormes. Lo mejor es contratar una excursión en 4x4 con la que ver el desierto. Hay una por las mañanas donde te enseñan los puntos principales, y luego otra por las tardes en la que te llevan a ver el atardecer desde una duna. Impresionante. Además, los conductores son beduinos, y la mayoría son muy simpáticos. Podréis hablar con ellos, os explicarán cómo es de verdad vivir en el desierto y el estoicismo que se necesita para soportar este clima extremo. A nosotros nos tocó un conductor majísimo cuya sabiduría vital y amor por el desierto nos impresionó. Por la mañana podéis madrugar para ver el amanecer. Ver el sol levantarse entre las enormes rocas de Wadi Rum es algo indescriptible.

Descubre la Pequeña Petra