Buceo en Jordania

La mejor ciudad para hacer buceo en Jordania es en la turística Áqaba, un sitio que en sí no tiene mucho, pero que en sus fondos marinos guarda una gran belleza. Nosotros no tenemos la suerte de ser buceadores, sólo tuvimos una primera aproximación haciendo snorkel en Sri Lanka, por lo que no podemos recomendaros específicamente ningún servicio o lugar, pero sí que hemos hecho una recopilación de direcciones y lugares que os pueden ser útiles.

En Áqaba, todo un arrecife costero que se extiende a lo largo de 25 km hasta la frontera con Arabia Saudí, hay más de 30 lugares de buceo. En la mayoría de los enclaves, a menos de 100 metros de la orilla ya se pueden alcanzar los 50 metros de profundidad. Las playas tienen accesos fáciles y los vehículos pueden transportar los equipos hasta casi la orilla del mar. Por carretera, el arrecife más alejado (el arrecife de “Saudi Border”) está a unos 25 minutos de la ciudad de Aqaba.

El buceo funciona durante todo el año en Áqaba (las temperaturas varían entre 1920 ºC en invierno y 26ºC en verano), con diferentes modalidades a practicar según la época del año en la que se visite el país. En junio o julio hay tiburones ballena, y en febrero se pueden ver mantas a menudo. También está bastante bien para hacer fotos y vídeos submarinos, porque cuenta con entre 30 y 45 metros de visibilidad durante todo el año. Sobre los equipos de inmersión, durante los meses de invierno basta con un traje de cinco/seis milímetros y en verano con tres mm es suficiente. A continuación, os enumeramos algunos de los lugares para practicar el buceo en Jordania:

Power Station

Situado a cinco km de Áqaba, tiene un arrecife costero, con una profundidad de cinco metros, con un parche y arena. Desde ahí, sus paredes se inclinan hasta 20 metros y descienden hasta 200 metros.

First Bay

Situado cerca de la estación de Ciencia Marítima, este lugar sirve para buceadores de todos los niveles.

Cazar Reef

Encontraremos multitud de peces corneta y fusileros, coral montipora marca el rincón del arrecife, corales negros y coral blando.

Eel Garden

Aquí se encuentra el famoso “pináculo”: una infinidad de anguilas jardineras que residen en la arena y la vegetación de este lugar. Se pueden hacer muy buenas fotos.

Arrecife del Rey Abdullah*

Accesible desde la playa, se entra por un laberinto de arrecife que contiene maravillosas muestras de coral de fuego. La aventura consiste en descender cinco metros y seguir la pendiente hasta 12 metros para llegar a un gran pináculo lleno de diversidad marina. Atravesando la arena se llega a un enorme arrecife circular con gorgonias en el centro. Si se continúa bajando hasta los 24 metros, puede descubrirse el hogar “permanente” de un banco de peces coral. Al ascender lentamente en círculos, los peces loro territoriales harán su aparición hasta los 10 metros de profundidad.

La Roca Negra (Black Rock)

Se suele estar en torno a los 25 metros y se pueden ver tortugas carey.

Ruinas de Cedar Pride

Uno de los más especiales. Un carguero libanés se hundió en 1983 en estas aguas y en la actualidad alberga una amplia variedad de corales duros y blandos. Está intacto y yace entre dos arrecifes, apoyado sobre babor. Se puede bucear por debajo hasta los 27 metros. Como curiosidad, es un punto de encuentro de caballitos de mar.

Jardines Japoneses

Este arrecife es uno de los mejores para hacer snorkel. Los corales son espectaculares, hay peces damisela y tortugas marinas.

Paradise

Se llama así por el maravilloso coral blando rojo que puebla la zona. La inmersión solo se puede realizar con marea alta, para vadear por encima de la meseta de arrecife. El arrecife llega a los 6 metros y se puede bucear sobre hierba con “boomies” o montículos de coral. A medida que aumenta la profundidad, el coral se vuelve más denso hasta que, a los 30 metros, se llega a un muro.